NOTAS DE UN OBSERVADOR DE DERECHOS HUMANOS EN #KABUL #CUENTO #DDHH #BARROCOAUSTRAL


NOTAS DE UN OBSERVADOR DE DERECHOS HUMANOS EN KABUL

Según una investigación del insigne historiador musulmán Cide Hamete Benengli LXXIV

POR BARROCO AUSTRAL

La Tierra fue olvidada de su grandeza para que mentes con cierto grado de sensibilidad pudiesen describir las trayectorias de los eventos de aquello que se encuentra esparcido pero umbilicado hacia un destino tangencial a la cuadratura del círculo. De hecho, aunque alguna parezca no-literario a las jóvenes clarividencias lectoras, alguna vez el talento de la buena palabra evitaba catástrofes colectivas y permitía determinar la invisible conexión entre las cosas, incluso en la casuística donde el observador no tuviese las habilidades sociales como un reflejo.

Hoy la circunstancia está incendiada con el rugido inverso que predica que todo solamente es un cumulo de datos a transmitir, sin embargo, yo veo de legiones de niños rotos que confirman que la realidad es más desgarradora en todas partes, situación que me confirma las vivencias del objeto de mi investigación en aquellos días.

Era día Domingo.

Desde el aire las ruinas de la Mezquita de Chu’unthor, ubicada en un camino vecinal al oriente de Kabul, se dejaba emerger como un lagarto seco que mostraba la dureza de lo ancestral para ser expulsado de la realidad. En las dunas cercanas los helicópteros azabaches de tres rotores aterrizaron como unos escorpiones que vomitaban fuerzas de reacción rápida de la OTAN. Mientras los efectivos se desplegaban como si esperasen que la soledad de paisaje tuviera un escondrijo, el chileno con su casco azul y su pechera que decía avanzaba entre las posiciones hasta el acceso a un sótano, pateando la inestable puerta descendió y comenzó a recorrer la galería subterránea. Pidió más luces. Soldados suben, soldados bajan. Entonces todo quedó al descubierto… una sala de tortura con todo los implementos, manchas de sangre que agrietarían hasta la conciencia más insípida, mucho papel quemado recientemente. Entonces el chileno al revisar entre los escritorios halló un Ipad olvidado que con prontitud él manipuló hasta hacer con viber una llamada al número más usado recientemente.

Sonido mudo de ondas atravesando el lugar, en los bolsillos de oficial a cargo operativo le empezó sonar celular.

Silencio … de esos llenos de palabras.

El chileno se sacó los lentes, miró al oficial y se fue a los helicópteros.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s