falleció el histórico luchador y sacerdote de la #VillaFrancia Roberto Boltón Garcia.


Santiago, 13 de junio de 2013. (Radio del Mar)– Manteniendo todavía una gran y aguda lucidez para orientar la lucha de los pobres en la que incorporaba los nuevos temas que aquejan a la sociedad chilena, de los pueblos originarios y del mundo, este miercoles a la edad de 93 años falleció el histórico luchador y sacerdote de la Villa Francia Roberto Boltón Garcia.

Boltón estaba viviendo sus últimos días en la residencia para el adulto mayor del Pequeño Cottolengo de la comuna de Cerrillos. El deceso se produjo mientras dormía y está siendo velado en la comunidad "Cristo Liberador" de Villa Francia, donde esta noche se oficiará una misa. Sus funerales serán el próximo sábado.

Hace unos meses cuando sostuvimos una de las últimas conversaciones y luego que me hablara de política, de medio ambiente, del tongo de las elecciones y de lo que ocurre en el Vaticano, le pregunte: "Roberto, qué es lo más interesante, lo que más te sorprende de lo que ocurre en Chile". Él, ya ciego, guardó silencio y luego me dijo con alegría, "La lucha histórica y futura de los Mapuche".

Cura obrero contra la dictadura
El Padre Roberto fue uno de los primeros sacerdotes que protegió y dió ayuda a los perseguidos por la dictadura pinochetistas en los años 70 y fue uno de los fundadores del movimiento contra la tortura Sebastían Acevedo. Cuando ocurrió el golpe militar, Boltón ya había abrazado la lucha de los pobres y se había trasladado a vivir a los barrios populares para desde ese lugar predicar el "evangelio de la liberación".

Boltón trabajo por una década en un consultorio de salud familiar en la zona oriente de Santiago y mantuvo su trabajo incansable de organización social, ayuda a las víctimas de la dictadura, aguda reflexión teológica y política y un trabajo de comunicación popular en radios, boletines y actividades públicas durante toda la dictadura y gobiernos civiles.

Además se le recuerda por sus cientos de programas radiales que todos los domingo emitía a través de la Radio Villa Francia donde se refería a política, evangelio y liberación.

Roberto y los Vergara Toledo
Era el 29 de marzo de quizás 1992 ó 1993. Fueron a avisarle a Roberto: "La casa de los Vergara-Toledo estaba rodeada de policías", dijeron. Mientras tanto sonaban sirenas, bombas de ruido, gritos, balazos, consignas, gas lacrimógeno, balazos.

Entonces salimos con Roberto caminamos por calle Yelcho, por la vereda norte de 5 de abríl, hasta lo casa de los Vergara. No había luz. Y la preocupación por el suelo firme me hizo darme cuenta que Roberto iba con los zapatos

descambiados. El me dijo: "me aprietan estos zapatos, no se si es por el miedo o porque con el apuro me los puse al revés".

A 50 metros vimos que estaba la casa rodeada de tanquetas, pacos a caballos, y decenas de policias con toda su indumentaria represiva y militar.

Yo no sabía bien. Solo iba guiando a Roberto para que no se cayera, preocupado del irregular camino y de la oscuridad.

Total que entramos a la casa de los Vergara-Toledo, donde se vivía una desesperación enorme.
Le explicaron a Roberto que estaban rodeados por la represión, que tiraban lacrimógenas, que amenazaban…

Roberto pidió el teléfono, y llamó al intendente de Santiago, Fernando Castillo Velasco. Hablaron por un momento.

Luego pasaron unos minugos y la calle quedó silenciosa y vimos que la policía se retiraba. Después de unos 20 minutos tocó la puerta el intendente y entró. Venia abrigado, su voz ya era esa que se apagaba.
Saludó a todos. Y señaló que había ordenado el retiro de las fuerzas policiales.

La protección de Víctimas de Pinochet
Fue Piero Biggio el que en 1974 negó tres, cuatro, miles de veces a Jesucristo. Por suerte después de todas esas veces, cuando sus colegas no aceptaron su acción, fue cuando reculó y no entregó a una potencial y casi segura muerte, desaparecimiento y de innegable tortura, a una veintena de perseguidos por la dictadura que habían escalado el muro de la Nunciatura apostólica en Santiago de Chile, la embajada del Estado Vaticano en nuestro país, para refugiarse de las constantes persecuciones y búsquedas de que eran objeto por parte de los militares. Fue Piero Biggio, quién negó asilo, quién varias veces dijó nó y que incluso ordenó traer a la policía del régimen para solucionar de un golpe en la mesa la situación de los acosados ciudadanos que no tenían más opción que huir del país.

Yo conocía la historia. Roberto Bolton me la había contado en una de esas tantas interesantes conversaciones que sostuvimos cuando viví en la Villa Francia, una población en la zona poniente de Santiago. En la ocasión Roberto nos contó como realizaron la operación para ingresar a 23 refugiados a la Nunciatura. Antes ya habían realizado varias operaciones del mismo tipo para salvar gente en otras embajadas, pero nunca habían acudido a la del Vaticano.

La historia es la siguiente. Piero Biggio, en ese entonces de 37 años, era el encargado de negocios, es decir, el perro chico de Monseñor Sotero Sanz, el jefe de la delegación diplomática romana en Santiago, que por aquellos días se encontraba fuera de Chile. Eran 23 refugiados que fueron acompañados por dos sacerdotes católicos, entre ellos, José ALdunate, y un sacerdote evangélico. Saltaron el cerco, se escondieron entre los arbustos y los guías se dirigieron a la casa diplomática a comunicar lo que se estaba realizando y a solicitar asilo para estas personas. Antes habían conversado con otro cura que en ese momento estaría ahí en la Embajada, era Joaquín Alliende. Pero Biggio era el jefe y mostró el rechazo de inmediato, varias veces, incluso luego de informarle que varios importantes obispos de América Latina y Europa, estaban dispuestos a recibir e interceder en sus respectivos países para que los refugiados pudiesen ser albergados. Pero Biggio continuó con su negativa y llamó a los policías que custodiaban la calle y que ni siquiera se habían enterado de lo que sucedía. Pues justo en ese momento en que iba a comunicar y entregar a los perseguidos a estos policías, el cura Alliende le grito “NO, esto si que NO”. Ahí recién Biggio retrocedió en su intento de mandar a la muerte a estas personas y accedió a que comenzarán las negociaciones diplomáticas. La solución fue sacar a las personas de allí, fueron trasladadas a otro edificio de la iglesia católica al cual el gobierno se comprometió a reconocerle también inmunidad diplomática. Desde allí, luego se organizó el viaje de todos a Buenos Aires y después al exilio.

Pasó el tiempo, Piero Biggio Volvió al Vaticano y en los años ’90 volvió a Chile como Nuncio Apostólico Romano en Santiago. Qué tal?

Pues, el 10 de marzo, Roberto Bolton, de 90 años lanzó su libro “soy Testigo”, con sus memorias y testimonio de vida junto al pueblo y la forma cómo fue descubriendo el evangelio de la lucha de liberación de los pobres. Roberto califica a Biggio como una persona con “falta de humanidad y caridad cristiana” y que difícilmente podría borrar su “testimonio anti evangélico tan persistentemente sostenido”.

Biggio murió en el Vaticano en 2007.

Roberto lanzó su libro el último día del gobierno de Bachelet. Tenía fecha para el 5 de marzo en el recién inaugurado Museo de la Memoria, ahí en Matucana, pero el terremoto del 27 de febrero causó algunos daños en este edificio, por lo que la ceremonia se realizó en un salón de las instalaciones que la organización eclesial “Hermanitas de los Pobres”, también en el barrio Matucana, tiene en calle San Pablo. Bolton no quería que su libro sea lanzado en el gobierno el derechista de Piñera. Hay razones simbólicas para esto, pues mucho del texto es el testimonio de construcción de una Iglesia Liberadora, y luego defendiendo los derechos humanos en tiempos de dictadura.

El auditórium se llenó de gente de diferentes sectores sociales y edades. Estaban desde amigos de juventud hasta las recién conocidas monjas de las Hermanitas de los Pobres, y por sobre todo, mucha gente de la Villa Francia y los curas con los cuales caminaron juntos especialmente la segunda mitad del siglo 20. El texto trae numerosos testimonios como el ocurrido con Piero Biggio, y también está parte de la historia del Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo, que en pleno mando de la dictadura criminal, ladrona y represiva de Pinochet y sus secuaces, denunciaba los lugares donde se estaba torturando o donde había gente detenida.

La primera parte del libro también es exquisita, pues cuenta todos sus años de juventud y los veranos que junto a su familia pasaba en el Tabo, en la costa Central, casa que tuve el honor de conocer y donde pasé un verano hospedado disfrutando de conversaciones, lecturas de novelas y de todos los diarios de circulación nacional y numerosas revistas nacionales e internacionales a las cuales el hermano de Roberto, el arquitecto y poeta Carlos Boltón, estaba suscrito.

Roberto está ciego, por tanto ya no usa sus característicos lentes gruesos y transparentes y se dejó una enorme barba. Está totalmente desconocido a como lo vi hace unos años, cuando lo visité en el hospital de la Universidad Católica cuando se sometió a uno de sus tantos tratamientos. Se emocionó cuando le dieron la palabra y señaló que siempre su vida había estado ligada a la búsqueda de “fidelidad al Maestro y de compromiso con los pobres”.

Cuando me acerque para despedirme, le dije quién era y luego de los saludos de rigor, me preguntó por varios de mis compañeros con los que vivimos en Villa Francia y mandó saludos a todos.

A pesar de mi cercanía con varios de estos sacerdotes, no soy creyente y logramos convivir sin problemas en la fraternidad, el cariño, la solidaridad y los genuinos deseos de paz y bien.

Parte del último párrafo del libro termina así: “Ahí están los imperios, tantos imperios poderosos que subieron y bajaron en la dominación de los pueblos; ahí están los reyes y ahí están los papas, empujaron y frenaron la historia; y aquí estamos nosotros hoy, acaso nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestra civilización actual, no se ufanó en haber sido de las más poderosas en acelerar el progreso de la ciencia, de la técnica, de todos los quehaceres humanos y acaso no está hoy frenada, detenida, atajada, en una crisis de la cual no saben cómo salir.

fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s